Anticoaching – Consejos profesionales que por suerte nunca seguí

Recientemente he visto la película “La ciudad de las estrellas – La La Land” y me ha hecho pensar no sólo en la importancia de perseguir nuestros sueños profesionales y los sacrificios que conlleva alcanzarlos, sino también sobre los mensajes contradictorios que recibimos a lo largo del camino.

En este post he querido recoger algunas “citas” memorables que podríamos calificar como de auténtico anticoaching:

  • ¿Qué hace un psicólogo en una empresa de informática?

Aunque siempre me ha apasionado el mundo de la informática a y las nuevas tecnologías decidí por diversas razones estudiar Psicología y luego ampliar mi currículum técnico.

Empecé mi andadura profesional en una consultora tecnológica dentro del área de e-learning, donde pude aprovechar tanto mis conocimientos de psicología del aprendizaje como mi faceta técnica, pero inmediatamente tuve que enfrentarme a la incompresión de muchos que primero no entendían “qué hacía un psicólogo en una empresa de informática“, “a informático se mete cualquiera” y un largo etcétera.

  • “Con lo bien que tú estarías trabajando en la Administración Pública”.

No me gusta citar nombres ni de personas ni de instituciones en mis post, pero no es ningún secreto que hemos vivido unos años, y aún pasaremos pagando otros pocos, en los que las Administraciones Pública y su entramado de sociedades intrumentales han sido una veta inagotable para las empresas de consultoría y grandes contratadores de personal para mantener su maquinaria.

A mi modo de ver, muchos de esos puestos, y la forma en la que muchas de esas empresas instrumentales fueron desmanteladas, esos puestos eran puramente figurativos, no por voluntad de los que los ocupaban sino por los intereses políticos a los que servían. Y aunque a mi siempre me ha motivado más estar en la empresa privada por razones de desarrollo profesionales y la seguridad de que ese modelo de negocio basado en subvenciones, concursos públicos y demás contratos con la Administración Público no iba a durar siempre, no dejaba de escuchar “lo bien que yo podría estar en una Administración Pública“.

No dudo que en una época podría haber “estado muy bien“, según lo que cada uno entienda por esar bien, pero hoy por hoy me alegro mucho de haber seguido peleando día a día, cliente a cliente y proyecto a proyecto desde la empresa privada.

  • “Espérate 2 ó 3 años y ya veremos”

Las oportunidades profesionales no se programan y muchos menos se esperan a que venga bien al que te diga que te estés quietecido sin moverte. Fue oir esto y a los pocos meses dejé la empresa por mi “propio pié” a un puesto mejor. La autora de la frase tardó un poco más, pero fue por invitación de la Dirección a dejar la empresa. Evidentemente una de las responsabilidades de un directivo es el desarrollo profesional de la gente a su cargo.

No dudo que si hubiera dejado pasar ese tiempo hubiera podido ascender en el escalafón o moverme a la posición que quería, pero nunca me he sentido cómodo en empresas donde la antigüedad y el “esperar a que te toque el turno” sean la norma.

  • ¿Y tú para qué te complicas la vida?

Hace ya unos años empecé a interesarme por los temas relacionados con el Business Intelligence, Data Mining y el análisis de datos en general. Áreas a las que me dedico hoy en día después de muchos años centrado en el mundo de la formación.

En esta parte he sido autodidacta aunque sí que he recibido ayuda y orientación de grande profesionales con los que he tenido la oportunidad de colaborar.

Cuando mostré este incipiente interés a un directivo de mi empresa su primera reacción fue la de desanimarme con otra gran frase para calendario de desmotivación. Ni que decir tiene que sí que me compliqué la vida y me la sigo complicando, pero es que no creo que haya otra forma de crecer que seguir aprendiendo y saliéndote de tu “zona de confort” a pesar de que a algunos les rompa los esquemas o simplemente les de una clase de “pereza” sólo de pensarlo.

  • Te morirás haciendo Excels!

Esta fue la felicitación algunos años después cuando completé mi transición tanto de empresa, como os podréis imaginar, como de área profesional.

La verdad es que espero poder completar una carrera profesional en la que pueda poner aplicar mis conocimientos, y los que aún me quedan por aprender que son muchos, entre los cuales se encuentra el Excel, pero no creo que aquel día esa fuera la intención del comentario.

Nunca he querido dar lecciones de coaching a nadie, y seguramente mi vida hubiera sido más tranquila si me hubiera dejado llevar por la corriente, tendría menos canas y alguna visita a Urgencias también me habría ahorrado, pero nunca he mirado atrás ni me he arrepentido, haya acertado o no.