¿Acabar a las 6 de la tarde o empezar a trabajar a nuestra hora?

Hace unos días leía la noticia de que nuestra Ministra de Trabajo quiere que la jornada laboral acabe a las 6 de la tarde: http://economia.elpais.com/economia/2016/12/12/actualidad/1481549749_782098.html

Leyendo los comentarios parece que es lo más descabellado del mundo, pero no es ni más ni menos que lo que se hace en la mayoría de los países de Europa, que no sólo terminan a las 6, sino en algunos antes. Pero claro, si en algo somos capaces de esforzarnos es de seguir a la cola y los horario y la mentalidad hacia el trabajo no iban a ser una excepción.

Me gustaría descatar algunas de las grandes diferencias que he podido observar en persona trabajando con otros países de Europa:

  • Empezar a trabajar a la hora.

Todos tenenos un compañero/a con patente de corso para llegar sistemáticamente tarde y cuando todavía no ha terminado de encender el ordenador dice la frase: “¿vamos a tomar un cafelito, no?”. Si le sumas el retraso al tiempo del café bueno…

  • En todos los trabajos se fuma.

Y desde que se prohibió fumar en los centros de trabajo parece que se dió licencia a los fumadores  levantarse de su sitio, avisar al colega, esperar a que termine la llamada o el correo, llamar al ascensor, pasar el control de seguridad, echar el cigarrito y emprender el camino de vuelta hasta el próximo pitillo.

  • Repaso a la liga de fútbol.

Una vez tuve una reunión en Suecia y hubo dos hechos que me sorprendieron mucho: la reunión estaba programada para las 10 de la mañana y empezó a las 10 de la mañana. Todo el mundo estaba ya en la sala cuando empezó la reunión y conforme los participantes llegaban saludaban y se sentaban en silencio a esperar que comenzara la reunión.

Y no se repasó la liga nacional de futbol, ni la Champion ni la Eurocopa ni ninguna otra competición deportiva.

Cualquiera que no siga el deporte en televisión podrá hacer un cálculo aproximado de las horas laborales que habrá tenido que dedicar a escuchar apasionados debates sobre los fichajes en el mercado de invierno o los cambios de entrenador, todo muy interesante…

  • El horario partido.

Reconozco que como se come en casa en ningún sitio, y ahora que tengo la oportunidad de hacerlo lo valoro muchísmo porque también he vividos mis años de “tupper”.

No es que abogue por la costumbre anglosajona de comerse el sandwich en el escritorio, pero parar dos horas para comer hoy en día me parece una prolongación evitable de la jornada laboral y en muchos casos un desplazamiento agotador a casa para ir y volver.

  • El lunes y el viernes son días laborables.

Nunca he entendido esos mantras de “aquí de lunes…”, “pues ya de viernes!”. ¿Hace falta un día para prepararse para el fin de semana y otro para recuperarse?

Cualquiera que haya desempeñado una actividad comercial se habrá dado cuenta de los pocos días laborables que tenemos en España:

  1. De Julio a Septiembre o nos estamos yendo de vacaciones o estamos contándolas, además siempre hay alguién en ese impasse que impide que pueda completarse el proceso.
  2. Lo mismo se aplica a Semana Santa y a las Navidades, es necesario respetar el antes, el durante y el después.

Se habla mucho de la flexibilidad y la conciliación laboral pero aquí siempre será el “café para todos“, es decir, que si se decidiera realmente que a partir de las 6 de la tarde no puede quedar nadie en la oficina habría muchos/as a los que les habría sido imposible cumplir con sus 8 horas de trabajo.

Me explicaron una vez que en los países nórdicos, el que se quedaba “echando horas” en la oficina era visto por sus compañeros como alguien que no era capaz de terminar su trabajo dentro de la jornada laboral, mientras que aquí en España, auque poco a poco esto va cambiando, ha sido visto como el que más se sacrifica por la empresa y encima arrastra a muchos a esta dinámica.

Me imagino los conflictos y la indignación en una empresa en la que la Dirección de Recursos Humanos dijera: “el que llegue a su hora, no salga a fumar y demas se puede ir a su casa a las 6”, pero parece que hay que sufrir en silencio hasta las mil para poder seguir manteniendo esta “culturilla”.

Me parece que esta medida es más que necesaria primero para cambiar el modelo productivo y esa cultura de “presentismo” pero sobre todo para proteger a los/as trabajadores/as que viven sometidos al llamado “horario comercial” que cuando hablamos de centros comerciales o zonas de mucha afluencia turística se ha convertido en un 10:00 AM a 10:00 PM de cara al público, al que luego encima hay que sumarle el tiempo de reponer, hacer caja, recibir mercancia…

 

Trump y Rajoy vistos por la Bolsa

Lejos de mi intención hacer un análisis político pero sí que no puedo evitar, por deformación profesional, ponerme a analizar cada gráfico que veo y tratar de extraer alguna conclusión.

En este caso me han llamado poderosamente la atención los índices bursátiles IBEX 35 para España y Dow Jones para Estados Unidos, después de la elección de sus respectivos presidentes.

En el gráfico del Dow Jones se aprecia un repunte a partir del 7 de Noviembre (aunque todos los análisis basados en big data y las igualmente fiables encuestas daban como ganadora a Hilary Clinton) cuando parecía que ya todo el mundo sabía lo que iba a pasar, y si no, la sorpresa ha sido para bien porque la tendencia se ha mantenido alcista a pesar de todas las teorías apocalípticas sobre Donald Trump.

La otra cara de la moneda bursátil la tenemos en el IBEX 35 que, a pesar de la supuesta estabilidad que el nuevo gobierno nos iba a traer, no se puede decir que haya traído ninguna al “parquet“:

En nuestro país la tendencia ya era bajista cuando Mariano Rajoy obtuvo los apoyos necesario para formar gobierno el 30 de Octubre, llegando a quedar el íncide bursátil por debajo de los 9.000 y no recuperándolos hasta Diciembre.

Como ya he dicho al principio del post, no me atrevo a entrar en valoraciones políticas ni quiero generar ningún tipo de polémica pero no quería dejar pasar la oportunidad de hacer esta comparación.

Primeros 100 días como blogger

El proyecto Nekosphera viene de lejos aunque por épocas lo te tenido abandonado y otras lo he retomado. Esta vez he decidido disfrutarlo y darle un enfoque más de opinión y aficiones que no tan técnico y académico (deformación profesional) como en otras ocasiones.

En este post quería hacer un resumen de mis primeros 100 días como blogger apoyándome en Google Analytics:

  • Número de visitas a páginas.

Mirando la gráfica está claro que el primer mes es una auténtica travesía por el desierto en cuanto a visitas, pero también es una de las fases que más se disfruta porque es cuando trabajas en el diseño, configuras los plug-ins de tu WordPress, creas la página de fan en Facebook

vision_general

  • Intereses

Me parece muy reveladora esta gráfica en particular porque me señala como principales visitantes a interesados en la tecnología, amantes del cine y aficinados a las redes sociales.

Es lógico pensar que si mis post son sobre estos temas los visitantes sean gente interesada en estos temas, pero a la vez me indica que algo deberé estar haciendo bien si han elegido mi blog, ya que ha infinidad de sitios webs y blogs temáticos.

intereses

  • Adquisición

Aquí se confirma mi excepticismo hacia el SEO/SEM y todas esas técnicas y estrategias para ser el primero en el Google, que salga tu web cuando alguién busca este o aquel término y esas carísimas campañas de AdWords.

adquisicion

El mayor porcentaje de mis vistas vienen de las redes sociales, prácticamente la mitad y en muy escaso porcentaje de las búsquedas en el omnipotente Google.

Las redes desde las que más visitas obtiene Nekosphera son Facebook, LinkedIn e Instagram, donde hago promoción activamente cada vez que publico un post.

adquisicion_detalle

He de reconocer que mi asignatura pendiente es Twitter, donde a pesar de tener un número razonable de seguidores mi engagement es muy bajo.

  • Páginas de destino

Viendo el número de visitas a cada una de las entradas que he publicado hasta la fecha (está hace 16) es muy revelador cuáles son las que más interés han despertado:

paginas_visitadas

Con diferencia, mi post más exitoso ha sido Trabajar desde casa: mi experiencia y es que parece que los temas relacionados con “Estilo de vida” son más llamativos que aquellos post con un componente más técnico o de crítica.

Aquí lo podéis ver representado en un diagrama de flujo, tanto la procedencia como el destino de las visitas:

flujo

  • Dispositivos

Me llama la atención de que el dispositivo más utilizado por los visitantes de mi blog siga siendo el ordenador de sobremesa, por más que nos quieran vender que el PC ha muerto y todo ese esfuerzo comercial para que las webs sean responsivas se puedan ver igual en todos los dispositivos.

dispositivo

Y hasta aquí lo que han dado de sí mis 100 primeros días como blogger.

Espero seguir publicando mucho más tiempo y que el número de seguidores crezca, pero sólo por el hecho de que mi contenido llegue a más gente y ver cómo se difunde a través de las redes sociales, que son mi medio favorito.

Netflix, Spotify, Apple Music… ¿nuevos hábitos o nuevo modelo de negocio?

Hace unos días leí la noticia de que cerraba en Málaga la mítica tienda de discos “Candilejas“, donde yo compraba discos y casetes cuando iba al instituto. Aunque para ser sinceros yo no compo un disco (CD) desde hace años.

Lo que si he sido es comprador habitual es de películas y series, y me pregunto por qué ha tardado tanto en llegar a España Netfix (acaban de anunciar que va a estar disponible HBO, productora de series como “Juego de Tronos” y “Los Soprano”.

hbo

netflix

En este post me planteo si los servicios de música, series y películas obedecen a nuevos hábitos de consumo o al fin de un modelo de negocio que consistía en vender los discos y las películas lo más caro posible, porque todo el mundo sabe desde hace mucho tiempo que el porcentaje que se lleva el autor es muchísmo más pequeño que el que se lleva la productora.

Aquí me pequeño análisis de los medios tradicionales:

  • Televisión. No se puede ver y lo que merece la pena ver te lo puedes descargar en formato podcast o verlo en la web de las cadenas y te ahorras los anuncios.
  • Radio. Hay emisoras para todos los gustos, pero tienden a la repetición constante, mismas canciones durante un corto espacio de tiempo, y luego cambian a los nuevos éxitos del momento, y volvemos a poner la música en bucle. Las más temáticas han decidido que a los que nos gusta un determinado tipo de música nos gusta también escuchar las mismas canciones.

En mi caso, RockFM está muy bien, pero han decidido que de los Roling Stones sólo me gustan 3 ó 4 canciones.

  • Descargas (Torrent, Series Yonkies…). Ya casi un medio tradicional aunque no por ello menos ilegal. Siempre lo he considerado un medio muy inseguro y hasta me he echado las manos a la cabeza cuando he visto a alguien mirando la página del banco mientras descargaba a toda pastilla con el Ares.

Por otra parte, el tránsito ordenador en un cuarto, pasar al pendrive, de ahí al DVD del salón y que ahora tu reproductor no reconozca el formato MKV… para muchos es demasiado.

Para mi el momento del cambio llegó cuando se pudo empezar a conectar el ordenador o la tablet a la televisión, y empezar a ver el “YouTube en la tele”.

Se que la música en streaming tiene sus detractores, la calidad del sonido y todo eso, pero tampoco es que la Deutsche Grammophon publique muchos discos de Reguetón pero el valor añadido de las listas de música, las sugerencias, interacción a través de las redes sociales, saltar a artistas del mismo estilo que muy dificilmente vas a oir en una emisora de radio convencional… Así que aquí lo tengo claro.

Si comparas el precio de comprarte el pack completo de cualquier serie con el de una suscripción a Netfilx es mucho más bajo o el de comprarte la discografía de tu artista favorito con el de la suscripción a Spotify o Apple Music.

spotify

apple_music

Siendo esto tan evidente, ¿porque las discográficas no han reaccionado y han creado sus propios portales on line como ha hecho HBO con sus series?

Tampoco parece tener explicación el hecho de que hace tiempo que nos vamos por ahí con el Discman o con el reproductor de DVD portátil, sino que escuchamos música en MP3 o vemos las películas en la tablet.

¿Hasta cuándo iban a estar las grandes discográficas esperando vivir de las ventas físicas?

Parece que todo es un a ver quién puede más, si las operadoras de telefonía o Internet para vender más fibra o las productoras y los centros comerciales y grandes superficies a ver quién vende más discos y películas.

Trabajar desde casa: mi experiencia

En este post quiero contar mi experiencia trabajando en casa y el equipo que utilizo a modo de oficina física y virtual.

Primero de todo quiero decir que en trabajo somos un equipo en que prácticamente cada miembro está en una localización distinta por lo que, aunque fuera a trabajar a la “oficina” dificilmente estaríamos todos juntos.

La primera norma para trabajar en casa es tener un espacio físico de trabajo separado del resto, es decir, que no tengas la sensación de no salir de la oficina, o la tentación de estar siempre trabajando.

_mg_0593

Por ello, la siguiente recomendación es tener un horario como si estuvieras en un centro de trabajo convencional. Ni trabajar en casa implica estar “de servicio” las 24 horas del día ni trabajar cuando quieras.

A nivel de mobiliario lo que tengo en casa es todo tipo Ikea y la verdad es que lo encuentro tan cómodo y funcional como el de cualquiera de las oficinas que he trabajado.

teletrabajo 2

Sí que es muy importante contar con una buena conexión a Internet, no particularmente rápida pero sí muy estable. En mi caso tengo una ADSL doméstica y cumple perfectamente su función. Para evitar conflictos con otros dispositivos de la casa, lo que si recomiendo a todo el que opte por trabajar en su domicilio es contratar una segunda línea y dedicarla a uso profesional.

El software que utilizo es el siguiente:

  • CISCO IP Communicator:

Es a todos los efectos como tener un teléfono fijo “dentro del ordenador”. La telefonía IP te permite mantener un número fijo y al mismo tiempo poder hacer llamadas internacionales sin coste adicional.

  • Webex:

Es una aplicación de escritorio remoto que te permite tanto poder ver y compartir el escritorio de un tercero como poder tomar control como si fuera un “Terminal Server” o “Remote Desktop” pero con muchos menos inconvenientes de seguridad (sobre todo si trabajas a través de una VPN).

  • Números de teleconferencia AT&T:

Permiten incluir a distintas personas en una misma llamada y combinado con Webex es verdaderamente una reunión virtual.

Si no tienes configurado un teléfono IP puedes hacer la llamada desde un fijo e incluso desde un móvil al coste de una llamada local.

No quiero decir con esto ni mucho menos que esta infraestructura llegue a estar a la altura de soluciones de telepresencia mucho más profesionales, sin embargo el coste es mucho menor y la infraestructura necesaria sí que queda fuera del alcance de un particular.

teletrabajo 3

A nivel personal, dependiendo del tráfico en tu ciudad y lo cerca o lo lejos que vivas del trabajo el tiempo de los desplazamientos (atascos, buscar aparcamiento…) literalmente para a ser tuyo. En mi caso he ganado una hora diaria que dedico a hacer ejercicio.

Otra gran ventaja es la de comer en casa, con lo cual la hora de la comida da para mucho más y recordando algunos sitios de menú donde he comido en otros trabajos, desde luego que mucho más saludable.

teletrabajo 1

Esto no quita que a veces a mis perros les de por ladrar en medio de una reunión o que a veces sí que necesite ir a la oficina, pero lo importante es tener la opción y poder aprovecharla.

 

Y hasta aquí mi experiencia como “teletrabajador“.