Ventajas de no ver la televisión (y sus alternativas)

A principios de año cambiamos la distribución del salón y al mover el mueble de la televisión nos dimos cuenta de que el cable de la antena no daba de largo. Lo dejamos así y pensamos en comprar un cable más largo.

6 meses seguimos con la televisión sin cable de antena pero conectada a Internet, con lo que he notado ciertas mejoras y he querido resumirlas en este post:

  • Puedes decidir lo que ves y no “lo que echan”:

Aunque esto parece obvio, el poder elegir entre cualquiera de las opciones de “contenidos a la carta” (YouTube, Netflix, HBO…) evita esa inercia de sentarte delante de la televisión “a ver que echan” y al final quedarte viendo cualquier cosa o caer en el bucle de ir cambiando de canales.

  • No ves anuncios:

Será que tengo imán, pero me siente a la hora que me siente a ver la televisión están poniendo anuncios, y al final la hora de la cena la pasas viendo anuncios esperando que empiece ese programa que querías ver.

Por otra parte, reduces el tiempo de visionado, porque no tienes que sufrir ese ratio que ha llegado en algunos momentos a ser 15 minutos de programa y 10 de publicidad, con lo que una película que empezaba a las 10:00 PM venía terminando a las 1:00 AM (y a la mañana siguiente a trabajar).

  • Evitas consumir “telebasura”:

Basta decir Telecinco para que todos el mundo sepa de lo que estamos hablando. Aunque si Gran Hermano ha completado 17 ediciones debo estar perdiendome algo importante.

Sin embargo, aunque no todo en la vida es ver documentales son muchos los colectivos que opinan que estos programas no transmiten los valores más adecuados, y tampoco nos engañemos, si siguen en antena es porque tienen audiencia.

  • Acceso más amplio a las noticias:

Por etapas hemos podido ver como el “Telediario“, dependiendo de la cadena, se convertía en el informativo oficial del Partido Político gobernante, o en todo lo contrario, pero hay ocasiones muy claras en los que se da una gran cobertura a un hecho de poca relevancia para desviar la atención de otro más importante, o que la Liga de Fútbol ocupe la cabecera.

También ha habido un claro abuso de las imágenes impactantes con tal de ganar audiencia que han sido retirada en ediciones posteriores. En mi caso, prefiero no verlas, pero siempre estarán disponibles en Internet.

No quiero reivindicar con este post que haya que pasarse el día viendo series y mucho menos que estemos informados exclusivamente a través de webs de noticias y Twitter, pero sí que reflexionemos al papel que tenemos como expectadores y tomemos un papel más activo en la búsqueda de alternativas a los contenidos audiovisuales tradicionales.

 

¿Enseña YouTube más y mejor que el e-learning?

Desde la explosión del e-learning hace ya más de 15 años hemos visto aparecer (y desaparecer) en España una gran cantidad de iniciativas de e-learning, la mayor parte lideradas por empresas privadas favorecidas por las Administraciones Públicas. Muchas de estas inicitivas han brillado más por su cantidad que por su calidad, a pesar de las grandes inversiones que se han hecho sobre ellas.

elearning

Al mismo tiempo, gracias y YouTube y a los blogs, tenemos acceso a una cantidad ingente y siempre actualizada de información donde virtualmente podemos aprender lo que queramos, sin tener que matricularnos, hacer ejercicios, pasar cuestionarios, entregar prácticas, participar en foros…

¿Tiene sentido realmente matricularse en un curso on line hoy en día? Los mayores impulsores en España para la formación on line han sido en muchos casos puramente administrativos, tales como obtener certificados académicos otorgados por la mismas entidades que organizaban los cursos, cumplir con requisitos legales de formación en algunas grandes empresas, acceder a fondos públicos tanto para la elaboración como para la impartición (con las consecuencias que hemos visto a la larga).

download

Los esfuerzos para hacer esta formación útil y atractiva han sido grandes: cursos interactivos cargados de gráficos, simuladores, juegos… pero el coste de desarrollar y mantener estos contenidos era tan grande que la inversión requerida no les permitía sobrevivir más de una o dos ediciones.

Sin embargo, buscando en Google puedes encontrar tutoriales, blogs y canales de YouTube donde puedes encontrar material formativo de altísima calidad donde virtualmente puedes formarte en cualquier materia empezando en el nivel que necesites.

elearning-2

Cuando empecé a introducirme profesionalmente en el mundo de la tecnología se decía que cuando un libro sobre Internet salía al mercado ya estaba desactualizado. Viendo temarios formativos tanto on line como presenciales, especialmente de cursos de tecnología tengo hoy esa misma impresión, además de la sensación de “demasiada teoría” que parece que es necesario dar a los cursos para vestirlos de “serios”.

Por el contrario, al día siguiente de salir una nueva versión de un framework de programación, un dron o un nuevo modelo de Thermomix ya tienes cantidad de tutoriales en Internet para todas las audiencias.

youtube

¿Tiene sentido hoy en día el e-learning fuera de la formación reglada, puedes actualizar tus conocimientos y reciclarte profesionalmente antes a través del material disponible en la red?