Lo que no queremos ver de la nueva economía. Formato podcast

En este podcast hago un recorrido sobre el cómo nuevos modelos de negocio liderados por Uber, Netflix, Spotify, Airbnb están afectando a los modelos tradicionales, más por inmovilismo que por una dura competencia. Y en otros casos, han venido a demostrar que no eran viables mucho antes de que llegaran.

Netflix, Spotify, Apple Music… ¿nuevos hábitos o nuevo modelo de negocio?

Hace unos días leí la noticia de que cerraba en Málaga la mítica tienda de discos “Candilejas“, donde yo compraba discos y casetes cuando iba al instituto. Aunque para ser sinceros yo no compo un disco (CD) desde hace años.

Lo que si he sido es comprador habitual es de películas y series, y me pregunto por qué ha tardado tanto en llegar a España Netfix (acaban de anunciar que va a estar disponible HBO, productora de series como “Juego de Tronos” y “Los Soprano”.

hbo

netflix

En este post me planteo si los servicios de música, series y películas obedecen a nuevos hábitos de consumo o al fin de un modelo de negocio que consistía en vender los discos y las películas lo más caro posible, porque todo el mundo sabe desde hace mucho tiempo que el porcentaje que se lleva el autor es muchísmo más pequeño que el que se lleva la productora.

Aquí me pequeño análisis de los medios tradicionales:

  • Televisión. No se puede ver y lo que merece la pena ver te lo puedes descargar en formato podcast o verlo en la web de las cadenas y te ahorras los anuncios.
  • Radio. Hay emisoras para todos los gustos, pero tienden a la repetición constante, mismas canciones durante un corto espacio de tiempo, y luego cambian a los nuevos éxitos del momento, y volvemos a poner la música en bucle. Las más temáticas han decidido que a los que nos gusta un determinado tipo de música nos gusta también escuchar las mismas canciones.

En mi caso, RockFM está muy bien, pero han decidido que de los Roling Stones sólo me gustan 3 ó 4 canciones.

  • Descargas (Torrent, Series Yonkies…). Ya casi un medio tradicional aunque no por ello menos ilegal. Siempre lo he considerado un medio muy inseguro y hasta me he echado las manos a la cabeza cuando he visto a alguien mirando la página del banco mientras descargaba a toda pastilla con el Ares.

Por otra parte, el tránsito ordenador en un cuarto, pasar al pendrive, de ahí al DVD del salón y que ahora tu reproductor no reconozca el formato MKV… para muchos es demasiado.

Para mi el momento del cambio llegó cuando se pudo empezar a conectar el ordenador o la tablet a la televisión, y empezar a ver el “YouTube en la tele”.

Se que la música en streaming tiene sus detractores, la calidad del sonido y todo eso, pero tampoco es que la Deutsche Grammophon publique muchos discos de Reguetón pero el valor añadido de las listas de música, las sugerencias, interacción a través de las redes sociales, saltar a artistas del mismo estilo que muy dificilmente vas a oir en una emisora de radio convencional… Así que aquí lo tengo claro.

Si comparas el precio de comprarte el pack completo de cualquier serie con el de una suscripción a Netfilx es mucho más bajo o el de comprarte la discografía de tu artista favorito con el de la suscripción a Spotify o Apple Music.

spotify

apple_music

Siendo esto tan evidente, ¿porque las discográficas no han reaccionado y han creado sus propios portales on line como ha hecho HBO con sus series?

Tampoco parece tener explicación el hecho de que hace tiempo que nos vamos por ahí con el Discman o con el reproductor de DVD portátil, sino que escuchamos música en MP3 o vemos las películas en la tablet.

¿Hasta cuándo iban a estar las grandes discográficas esperando vivir de las ventas físicas?

Parece que todo es un a ver quién puede más, si las operadoras de telefonía o Internet para vender más fibra o las productoras y los centros comerciales y grandes superficies a ver quién vende más discos y películas.